Contacta con nuestros asesores

Preguntas Frecuentes

Para personas que, más allá de todo lo que se pueda ver en un viaje, quieren ver las mejores vistas de sí mismos. Quienes valoran el trabajo interior y profundo más que la simple aventura o distracción de estar en lugares preciosos. Hacemos diferencia entre los viajes de diversión, sociales o de turismo, con lo que para nosotros es un viaje arqueológico, en busca de la profundidad de nuestros orígenes, tanto del lado espiritual como humano

Porque hemos ido más de 30 veces. Conocemos chamanes provenientes de varias etnias. Porque los chamanes y los lugares de la selva colombiana aun no ha sido explotados por el turismo chamánico. Porque allí se consiguen las plantas de ayahuasca más añejas del amazonas. Porque en Colombia es donde aprendimos los secretos del trabajo con la ayahuasca. Porque allí hemos comprado tierras en la selva y tenemos una casa hostal. Mocoa, capital del Putumayo, es un departamento al sur de Colombia, límite con Ecuador; es llamado “El pulmón de la humanidad” por la forma geográfica de un pulmón y por ser en más de un 90 % selva virgen).

Porque irse de este mundo sin haber entrado a la selva es como no haber conocido por dentro el gran templo de la madre Tierra. La selva es el lugar por excelencia donde nacen las antenas naturales más sensibles que decodifican inteligencias divinas. Es la gran fábrica de medicinas del cuerpo y del alma. Es el entorno ideal para tener una experiencia “natural” y de conexión con lo divino.

No es más peligroso que otro lugar del mundo en el sentido de los riesgos que supone cualquier viaje. Nunca hemos tenido problemas y jamás nos hemos metido en lugares que no conocemos. Siempre acompañados por chamanes y sus familias o conocedores del terreno y cultura. Ya hemos organizado muchos viajes en los últimos 10 años y nunca nos ha ocurrido nada desagradable de ninguna naturaleza.

El vuelo a Bogotá lo adquiere cada participante, es directo desde varias capitales europeas y dura 11 horas aproximadamente si es directo, también hay vuelos más económicos con diferentes escalas. Ya en Bogotá (aeropuerto El Dorado) hay dos opciones, UNA: en avión de Bogotá a Villa Garzón, un aeropuerto militar en la selva, en avión pequeño para 30 personas unas 2 horas de vuelo, y luego desde allí 30 minutos en taxi hasta Mocoa, donde tenemos el sitio preparado para recibirles en el límite del pueblo de Mocoa y la selva. Hasta allí se puede llegar en taxi. OTRA: en autobús, que sale de Bogotá por la tarde o noche y llega por la mañana temprano a Mocoa. Quien quiera ir en avión, lo puede hacer a Villa Garzón y luego en taxi hasta Mocoa, o a Pitalito, y luego en autobús a 2 horas hasta Mocoa.

El coste del avión ida y regreso oscila entre 100 a 150 euros a través de la empresa Satena si se lo compra con un mes de anticipación.

Del equipo organizador hay facilitadores, traductores, músicos y chamanes. Además, siempre habrá acompañantes de Colombia, conocedores del terreno.

¿Como llegar?

Ir arriba